PROGRAMACIÓN AÑO 2014
Agosto de 2014: Dedicado al thriller policial francés

Todos A Casa

Viernes 23 a las 19 hs.

Título original: "Tutti A Casa" (1960)

Dirigida por Luigi Comencini; con Alberto Sordi, Serge Reggiani, Eduardo De Filippo, Martin Balsam y otros. Producida por Dino De Laurentiis (120 min.)

Ambientado en la II Guerra Mundial, el 8 de Septiembre de 1943 Alberto Innocenzi (Alberto Sordi), se despierta sorprendido y alarmado porque sus antiguos aliados de la Wehrmacht atacaron su base. "¡Algo increíble ha sucedido! ¡Los alemanes se han unido a los Aliados y nos están atacando!" - le dijo a un comando superior cuando al fin pudo comunicarse con alguien por teléfono.
Luego de enterarse por la radio del cambio de bando de Italia y de no poder encontrar ningún superior que le diera órdenes precisas o al menos coherentes sobre cómo actuar, ve que el caos y la confusión se han apoderado de las tropas italianas y que los soldados, ya hartos de la guerra, han decidido volver a sus casas a como diera lugar y sin importar los riesgos.
Finalmente él junto a unos soldados -el ingeniero Ceccarelli (Serge Reggiani), que tiene licencia por enfermedad, y el sargento Fornaciari (Martin Balsam)- emprenden como pueden el largo y difícil regreso como desertores, teniendo que sortear todo tipo de problemas, en medio del descontrol de la Italia de finales de la Segunda Guerra, donde los alemanes, los aliados, los fascistas y los partisanos todavía seguían luchando y el hambre enfrentaba a los mismos civiles por una mísera bolsa de harina.

Excelente película del cine italiano que refleja los momentos posteriores a la rendición del ejército italiano ante los aliados en la II Guerra Mundial. Comencini tiene una sensibilidad casi única para captar sentimientos y gestos más allá de las palabras, y utiliza el caos posterior a la capitulación para desarrollar a partir de allí una interesante tragicomedia que, partiendo de una postura totalmente antiheroica, da lugar a una reflexión algo desencantada sobre la condición humana, con sus miserias, sus pequeños actos de heroísmo y de egoísmo, con sus lealtades -ejemplificadas en la solidaridad entre los soldados y, en todo caso, con los partisanos- y sus ilusiones vanas -ejemplificadas en la escena en la que el padre de Sordi (Eduardo De Filippo) se las ingenia para que su hijo se una al ejército fascista de Mussolini, retratando las ilusiones de grandeza de los ancianos y la desilusión de sus hijos con las ideas de sus padres y, ante todo, con la guerra misma.

Nino Manfredi fue pensado originalmente para el papel finalmente desempeñado por Reggiani, pero al parecer Sordi se opuso a la idea de tener dos estrellas cómicas en la película. No obstante, el resultado es una historia bastante creíble y sin concesiones, con buen ritmo y algunos elementos de road movie.

A pesar de ser galardonada con el David Di Donatello a la mejor producción (Dino de Laurentiis) y la estatuilla de oro en el Festival de Cine de Moscú a la mejor película (Luigi Comencini), es un film injustamente muy poco conocido fuera de Italia.



Ver escenas:


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada