PROGRAMACIÓN AÑO 2014
Agosto de 2014: Dedicado al thriller policial francés

La Belle Équipe

Viernes 5 de agosto

Título original: "La Belle Équipe" (1936)

Dirección: Julien Duvivier
Intérpretes: Jean Gabin, Charles Vanel, Raymond Aimos, Viviane Romance, Rafael Medina, Micheline Cheirel, Charles Dorat, Marcelle Géniat, Fernand Charpin.
Guión: Charles Spaak y Julien Duvivier
Fotografía: Marc Fossard y Jules Kruger (B y N)
Música: Maurice Yvain
Producción: Arys Nissotti
País: Francia
Duración: 100 min.


Un pequeño grupo de amigos -cuatro obreros desempleados y un fugitivo español- gana un importante premio en la lotería. Después del entusiasmo inicial, se dan cuenta de que individualmente el dinero no les durará mucho y lo mejor que pueden hacer es encarar un proyecto conjunto. Entonces deciden comprar y reconstruir entre los cinco una bella "guinguette" en ruinas a orillas del Marne, entre Nogent y Joinville, a 5 millas de París. A partir de entonces, la historia rebosa alegría y camaradería, pero los problemas no tardan en aparecer.

"La Belle Équipe" es una de las películas más populares y entrañables de Julien Duvivier. Aunque para algunos no sea su mejor obra, tiene unos cuantos momentos de brillantez que le bastan para ser calificada como una obra maestra y un clásico del cine francés, y constituyó uno de los grandes éxitos del cine francés de entreguerras, especialmente recordado por la canción "Quand on se Promène au Bord de l’eau", interpretada por Jean Gabin y acompañado por el acordeonista errante Albert Deprince, que describe la felicidad que se siente al pasear a orillas del río en la guinguette.

"Cuando uno se pasea por la orilla del río
¡Qué bello es todo, qué renovador!
París a lo lejos nos parece una prisión
Uno tiene el corazón lleno de canciones".


Las "guinguettes" eran unos establecimientos típicamente franceses, a la vez restaurantes y salones de baile, que florecieron durante los años '30s hasta los '50s a orillas del Sena y del Marne. En la actualidad han desaparecido, pero hubo muchas hasta principios de los '60s, y están presentes en numerosas películas francesas, como "Sous le Ciel de Paris" (1951) del mismo Duvivier, "Une Partie de Campagne" (1936) de Jean Renoir, "Casque d'or" (1952) de Jacques Becker, o "Voici le Temps des Assassins" (1956) (también de Duvivier).

Rodada en tiempos en que apareció el frente Popular, "La Belle Équipe" capta perfectamente el espíritu de su tiempo y lo describe poéticamente. Era un momento de gran optimismo e importantes cambios sociales (en 1936 hubo por primera vez vacaciones pagas) y las empresas cooperativas aún se consideraban como un modelo para el futuro.

La película representa el más fino realismo poético -un estilo cuyos títulos más representativos fueron "L'Atalante" (1934) de Jean Vigo, "La Grande Illusion" (1937) de Jean Renoir y "Le Quai des Brumes" (1938) de Marcel Carné.

Cuando Charles Spaak terminó de escribir el guión, Jean Renoir se mostró realmente interesado en él y quiso llevarlo a la pantalla, pero Julien Duvivier ya se le había adelantado y adquirido los derechos para hacerlo.

Pero el final elegido por Duvivier no satisfizo del todo a los productores, y éstos le pidieron que hiciera otro. Por eso la película tiene dos finales: uno que fue el que quiso hacer Duvivier, y otro que hizo a pedido de los productores.
Por lo general, en la televisión francesa se pasan los dos finales seguidos, y lo mismo haremos nosotros.

Duvivier fue uno de los directores más sombríos de su tiempo, y el optimismo no era lo suyo. Si algo de esperanza había en esta película, él se encargó de apagarla en las películas subsiguientes, como "Un Carnet de Bal" (1937) y "La Fin du Jour" (1939).

Por su parte, Jean Gabin era el actor francés que personificaba todos los sueños del público y como siempre está perfecto en la película, dominando cada escena en la que aparece. Acompañado por un elenco brillante, entre los que destacan Charles Vanel (sobresaliente en la ingrata tarea de encarnar a un verdadero perdedor), Raymond Aimos (pleno de energía y vitalidad en el entrañable papel de Tintin) y una estupenda Viviane Romance haciendo una femme fatale destructiva, perversa y rapaz que encajaría perfectamente en cualquier película del mejor cine negro.

En fin, estamos ante un film inolvidable que, además de haber marcado un hito en la historia de la cinematografía francesa, se disfruta en todo momento y cuyo segundo final nos deja con una serena sensación de que, a pesar de todo, la fraternidad y el trabajo pueden triunfar en la vida.



Ver escena de Jean Gabin cantando "Quand on se Promène au Bord de l’eau":


Jean-François Rauger, director de programación de la Cinémathèque Française, presenta así "La belle équipe":


Présentation de "La belle équipe" (Julien... por lacinematheque

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada